escrito por Cross-Word / 26 enero, 2019 / Categorías Actualidad

Existen una serie de delitos financieros que son muy comunes y que conocemos bien en una agencia de detectives privados. Entre ellos destacan la falsificación, el lavado de dinero, malversación, espionaje y evasión fiscal.

La comisión de estos delitos está a la orden del día, por eso, el trabajo de investigadores privados ayuda a recabar las pruebas que se necesitan en función de los objetivos que se planteen. De hecho, la finalidad puede ser presentar una demanda o, simplemente, demostrar una estafa.

¿Por qué una agencia de detectives privados en Barcelona?

Ante la sospecha de comisión de un delito financiero, es aconsejable contar con el servicio de una agencia de detectives privados en Barcelona que nos ayude a resolver la situación.

Con la ayuda de la tecnología, los detectives privados de Barcelona pueden agilizar sus investigaciones. Unas investigaciones que, sobre todo, se centran en la creación de informes de solvencia, financieros o económicos que puedan aportar claridad y veracidad en un proceso de negociación. También es común la búsqueda y localización de deudores o de empresas sobre las que se precise determinada información.

Los delitos financieros más comunes

Gracias al trabajo que aportamos los detectives en Barcelona, podemos descubrir delitos relacionados con alzamientos de bienes, blanqueo de capital, espionaje industrial, quiebras fraudulentas, falsificación documental, competencia desleal, publicidad engañosa, ciberseguridad, vigilancia digital, insolvencia que es fingida, falsas bajas laborales, propiedad intelectual e industrial o intrusismo profesional.

En la investigación que realizamos desde una agencia de dectives privados, podemos aportar las pruebas para demostrar que efectivamente se ha cometido un delito. De esta manera, la víctima podrá iniciar el proceso judicial pertinente para reclamar sus derechos.

Una de las grandes ventajas de contar con detectives privados es que se trata de profesionales que, efectivamente, están autorizados para indagar en la vida de los investigados o en sus empresas amparados por la Ley de Seguridad Privada. Los detectives privados podemos realizar las investigaciones tanto para empresas como para particulares, y lo hacemos en el marco de la legislación vigente respetando también los límites estipulados en la ley.

En este sentido, conviene destacar que gracias a las pruebas que reúne un detective privado las decisiones se toman con más seguridad. No es lo mismo realizar una denuncia teniendo la certeza del delito, que hacerlo sin estar seguros a la espera de la investigación judicial que se pueda realizar. Evidentemente, el coste de equivocarse es más elevado en la segunda opción y se corre el riesgo de que la demanda no sea aceptada o de perder el juicio, con los agravios que implica.

Tecnología y delitos financieros

Por otra parte, una de las principales novedades de estos crímenes es su relación con las nuevas tecnologías, sobre todo los que se cometen en determinados niveles, en los que los delincuentes son cada vez más sofisticados. Por eso, cada vez es más común utilizar soluciones de Inteligencia Artificial para detectar los nuevos patrones delictivos y poder combatirlos.

En este sentido, también es importante que los detectives de Barcelona a los que se confíe el trabajo sepan desarrollar su actividad en el marco de las nuevas tecnologías. De hecho, no se trata solo de Inteligencia Artificial, sino que los detectives ahora podemos disponer de herramientas tecnológicas muy precisas e imperceptibles que nos ayudan a optimizar los resultados que aportamos.

En conclusión, gracias al trabajo de una agencia de detectives privados se pueden recabar las pruebas que sean necesarias y que demuestren que se ha cometido un delito financiero. De esta manera, será más fácil ganar un proceso judicial o realizar las correspondientes reclamaciones. Los detectives son profesionales autorizados para realizar estas investigaciones.

 

Photo by André François McKenzie on Unsplash

Etiquetas:
SUBIR