escrito por Cross-Word / 14 diciembre, 2017 / Categorías Actualidad

El número de personas que alargan de forma fraudulenta las bajas derivadas de una enfermedad común, de una enfermedad laboral o incluso de un accidente de trabajo ha ido en aumento en los últimos años. Incluso hay personas que no teniendo ningún problema de salud elaboran todo tipo de ardides para conseguir que un médico les dé la baja. Por ello, muchas empresas se han visto obligadas a contratar a una agencia de detectives privados.

Aumenta la demanda de detectives privados en Barcelona

Puede parecer que la ausencia de un trabajador en una empresa no cause un importante perjuicio, pero no es así. Con independencia del puesto que ocupe esa persona, la inasistencia a su puesto de trabajo supone un importante problema para la empresa, que se ve obligada a asumir sus costes laborales y además tiene que buscar a otro empleado para que haga su trabajo.

En España, el absentismo laboral cuesta cada año a las empresas más de 60 000 millones de euros. Pero el verdadero problema no es que un empleado falte al trabajo cuando existe una causa justificada para ello, sino cuando se trata de bajas fraudulentas.

Está claro que las empresas pierden mucho dinero con las bajas laborales fingidas, así que no es de extrañar que cualquier agencia de detectives privados en Barcelona haya visto incrementarse la demanda de sus servicios. Barcelona, junto con Madrid, son los lugares en los que más fraudes de este tipo se cometen.

¿Qué empuja al trabajador a una baja fraudulenta?

En Detectives Cross Word nos hemos dado cuenta de que cada vez son más los casos de trabajadores que fingen una baja laboral para aprovechar ese tiempo trabajando ilegalmente en otro sitio, incluso en negocios familiares.

Pero también hay casos en los que la persona que está de baja fraudulenta no está trabajando en otro sitio, pero aprovecha para pasar un tiempo en casa, descansar y a la vez seguir cobrando mensualmente su sueldo.

Incluso existen las llamadas bajas estacionales. Está demostrado que en verano hay menos incapacidades laborales temporales, mientras que el número crece de forma notable en invierno.

¿Cómo saber a quién investigar?

En una empresa de tamaño medio o grande es bastante habitual que siempre haya algún trabajador de baja. Está claro que la empresa no puede estar recurriendo constantemente a investigar la vida privada de sus trabajadores para saber si la baja es real o no. No obstante, hay indicios que pueden advertir de la existencia de un problema:

– Trabajadores que causan baja de forma periódica.

– Empleados que han manifestado su descontento con ciertos aspectos o ciertas personas de la empresa.

– Hay patologías difíciles de demostrar como la lumbalgia, la depresión o los problemas de cervicales, que se suelen utilizar con frecuencia para acceder a bajas médicas fraudulentas.

¿Cómo actúa la agencia de detectives privados para detectar una baja laboral fingida?

La clave está en obtener la máxima información posible sobre el trabajador con respecto al que se tienen dudas. En estos casos, los especialistas aconsejan actuar lo antes posible para detectar pronto el fraude y ahorrar costes.

En materia de detectives y falsificaciones, actualmente el trabajo no es solo de campo, sino también online.

Lo normal es que el investigador haga un seguimiento de varios días de su objetivo para comprobar si efectivamente sufre el problema que ha dado lugar a la baja o se trata de un fraude. Pero, además, el detective también se centra en la vida online de su investigado. Los comentarios y fotos publicadas en las redes sociales pueden ser un buen indicio para descubrir si una persona está realmente enferma o lesionada o no.

Una publicación en redes sociales puede no constituir una prueba en sí misma, pero puede ser un buen indicio. Por ejemplo, si un trabajador que está de baja cuelga fotos de su estancia en un lugar paradisiaco, puede ser un indicio de que la enfermedad o lesión es una mera excusa para tener más tiempo libre.

Otro ejemplo es el del trabajador que está de baja por una supuesta lesión lumbar y sin embargo practica durante el tiempo de baja deportes como la escalada o el running.

Tras hacer un seguimiento de varios días ya se puede saber si la persona investigada sufre o no una verdadera dolencia.

Lo normal es que una persona enferma o con una lesión pase la mayor parte de su tiempo en casa y sus desplazamientos se limiten a ir al médico o hacer algunas compras imprescindibles si no las puede encargar a otras personas.

En líneas generales, todo lo que se salga de ese comportamiento se considera sospechoso. Cuando hay una verdadera enfermedad o lesión, el afectado no tiene ganas de pasar el tiempo fuera de casa. Mucho menos de realizar actividades como trabajar en otro sitio o hacer deporte.

Pero no siempre es tan sencillo. En nuestros días, muchas bajas están provocadas por problemas psicológicos tales como el estrés o la ansiedad. En estos casos no existe una dolencia física incapacitante y muchas veces el propio especialista recomienda al paciente que salga, que se busque aficiones, que haga deporte, etc. Eso hace mucho más difícil probar si es una baja fraudulenta o no lo es.

Lo habitual es que en estos casos sea necesario hacer un seguimiento más intensivo para saber si existe o no fraude.

Entrega del informe

Una vez finalizado el tiempo de investigación pactado, la agencia de detectives entregará al empresario un informe con sus conclusiones. El documento señalará si, a juicio del investigador, existe o no fraude en la conducta del trabajador al que se ha hecho el seguimiento.

Si a raíz del informe el empresario considera que efectivamente hay una baja fraudulenta, puede proceder a tomar las medidas que estime pertinentes contra el trabajador. En una situación de este tipo incluso se puede recurrir a despedir al empleado.

En caso de que el mismo presente demanda frente al despido por considerarlo ilegal, el empresario podrá presentar el informe elaborado por la agencia de detectives privados a modo de prueba para justificar su decisión de rescindir el contrato de trabajo, que será ratificado por el detective privado en Instancia Judicial.

SUBIR