escrito por Cross-Word / 28 mayo, 2019 / Categorías Actualidad

«Las mentiras tienen patas muy cortas», dice el dicho popular, y como tal, más temprano que tarde, terminan atrapándolas. Esto es lo que le sucedió a un mecánico en Valencia que, después de obtener una licencia médica temporal debido a un dolor de espalda baja, fue atrapado trabajando en un taller clandestino en la ciudad.

La empresa procedió a despedir al trabajador y el Juzgado de lo Social No. 17 de Valencia lo ha considerado apropiado, por lo que el individuo no tendrá derecho a una compensación.

Fue la propia empresa la que decidió contratar los servicios de una agencia de detectives privados para seguir al trabajador. Los investigadores descubrieron que todas las tardes iba a abrir el taller clandestino donde ingresaban constantemente vehículos, algunos empujados por el trabajador con «lumbalgia».

Procedieron a presentar una queja ante la Guardia Civil que planteó el informe y cerró el negocio ilegal, aunque el trabajador dijo que era una actividad que carecía de ganancias y que solo reparaba los vehículos de sus amigos, según explicó el periódico El Mundo.

Este tipo de actividades ilegales son muy dañinas para el sector y peligrosas para los usuarios. En raras ocasiones, este tipo de instalaciones cuentan con sistemas de seguridad adecuados, cumplen con las normativas medioambientales V.O.C. O disponer de los sistemas de reciclaje de residuos necesarios.

Etiquetas:
SUBIR