escrito por Cross-Word / 2 mayo, 2018 / Categorías Actualidad

En los últimos dos años el precio medio del alquiler destinado a viviendas de uso habitual se ha incrementado de forma desorbitada en las grandes urbes españolas, propiciado por nuevas plataformas que han trasformado este mercado, restringiendo el acceso al alquiler inmobiliario a las rentas familiares medias. En consecuencia, el alquiler tradicional está cediendo en favor del arrendamiento turístico que en muchas ocasiones esquivan la legalidad vigente y las intenciones de los arrendadores. Este fraude en el arrendamiento aboca a los propietarios a iniciar un procedimiento judicial por incumplimiento de las condiciones pactadas en el contrato. Sin embargo, se topan con la falta de prueba del referido incumplimiento, lo que impide que vean satisfechas sus legítimas pretensiones. Una de las principales soluciones es contratar los servicios de una agencia de detectives privados que cuentan con expertos en informática y en seguimientos normativos que permiten acabar con el fraude en el arrendamiento.

Principales fraudes en el arrendamiento de viviendas

Los contratos de arrendamientos destinados a una vivienda habitual suelen incluir cláusulas que evitan que el arrendatario destine la vivienda a un fin distinto al pactado. Estas cláusulas son del siguiente literal “El arrendatario se compromete y obliga expresamente a que en la vivienda no se realicen actividades de tipo industrial o actividades molestas, insalubres, nocivas o peligrosas; a no ceder ni subarrendar la vivienda sin el permiso expreso por escrito del arrendador; se prohíbe la tenencia de animales peligrosos en el piso, salvo previo permiso expreso por escrito del arrendador, a no realizar obras en la vivienda, […] La contravención de cualquiera de estas obligaciones, constatada por el arrendador, constituirá causa de resolución del contrato, al igual que el resto de causas de resolución previstas en la ley o en el presente contrato”.

Por lo tanto, las partes pueden acordar expresamente en el contrato de arrendamiento de vivienda que esta no se destine a actividades industriales, ni se realicen obras, ni se subarriende por habitaciones o en su totalidad, so pena de resolución del contrato.

Este tipo de cláusulas no son un capricho del arrendador. Al establecer en el contrato dichas prohibiciones pretenden salvaguardarse de posibles daños a terceros y de multas impuestas por la Administración competente, en cuanto, por ejemplo, el arrendamiento con un fin turístico está sujeto en muchas ciudades a la obtención de la correspondiente licencia, en aras de una competencia legítima con los hoteles tradicionales y el resto de sector servicios.

Un caso real: los arrendatarios que subarriendan una vivienda contra la voluntad del propietario

El pasado año saltaba a los medios de comunicación el siguiente titular “Una mujer re ocupa su vivienda, realquilada por el inquilino en [una plataforma de alquiler vacacional]”. La noticia desarrollaba que una propietaria tuvo que alquilar a través de una plataforma online su propia vivienda para recuperar la posesión, en cuanto el arrendatario subarrendaba la vivienda a turistas de la ciudad Condal, en contra de lo pactado expresamente en el contrato. De este modo, el arrendatario obtenía un lucro con la vivienda. La propietaria tuvo que alquilar su propia vivienda para recuperar la posesión tras intentar, infructuosamente, que el propietario y la plataforma cesaran en la actividad de subarriendo que contravenía lo pactado en el contrato.

¿Cómo actuar si sospechas que están subarrendando tu vivienda?

Existen varios datos que advierten que se trata de un fraude, entre los que destaca que el arrendatario no atienda, tras los primeros días, a las llamadas telefónicas que confirmen que se ha procedido al cambio en la titularidad de los suministros, ni a los mensajes instantáneos de aplicaciones como WhatsApp.

Como se expusiera ut supra, la prueba es fundamental para demostrar el incumplimiento contractual y extinguir el contrato. En estos casos, es importante contactar con una agencia de detectives privados en Barcelona.

¿Por qué contratar a detectives privados en Barcelona?

Las agencias de detectives privados actúan en un campo donde los particulares y los operadores jurídicos no alcanzan a actuar y prueban las sospechas. El propietario que acude exclusivamente a un profesional del Derecho se topa con que el abogado le informa que necesitan medios que acrediten la situación, para lo que es imprescindible contratar a expertos que obtengan pruebas.

Los detectives privados de Barcelona actúan dentro de la legalidad y exclusivamente obtienen aquellos datos necesarios que un particular, por la complejidad en su obtención, no puede conseguir directamente. Actúan mediante procedimientos complejos pero avalados por la legislación. Por ejemplo, para detectar el subarriendo, que es el fraude más común en los arrendamientos, los datos se obtienen gracias a la yuxtaposición de diferentes webs dedicadas al alquiler, ocasional o vacacional, y al rastro que los operadores fraudulentos dejan en la red.

No todos los fraudes los realizan los arrendatarios

Otra consecuencia del incremento desorbitado del precio de los alquileres es el fraude en el arrendamiento cometido por la figura del arrendador.

Ciertamente no se trata del verdadero arrendador, ni siquiera del poseedor, sino de determinadas personas que se hacen pasar ellos, ofreciendo arrendamientos asequibles pero que exigen un previo pago en concepto de reserva. Una vez efectuado el pago, el perfil de esta persona desaparece de la red y es imposible para el interesado recuperar el dinero.

En estos casos, son las plataformas de anuncios, tras las denuncias de los afectados y en aras de alcanzar una web sólida y transparente con el cliente, las que solicitan los servicios de agencias de detectives privados para detectar estos fraudes en los arrendamientos. Los profesionales, gracias a la colaboración con las páginas de ofertas, obtienen los datos de los usuarios fraudulentos. Además, en la mayoría de ocasiones, estos delincuentes vuelven a utilizar estas plataformas registrándose con otros datos falsos.

En definitiva, la agencia de detectives privados es una herramienta fundamental en la lucha contra el fraude en el arrendamiento. Son quienes aportan las pruebas necesarias tanto a los arrendadores como a los arrendatarios y a las plataformas de anuncios. Gracias a estos profesionales se está consiguiendo agilizar los procesos de desahucios y eliminar las ofertas fraudulentas de las plataformas.

SUBIR