escrito por Cross-Word / 23 abril, 2018 / Categorías Actualidad

Una agencia de detectives privados en Barcelona está especializada en proveer pruebas para demandas económicas relacionadas con las obligaciones de un franquiciante o franquiciatario. En este artículo ofrecemos más detalles acerca de cómo defender el valor de una marca comercial gracias a nuestros servicios profesionales.

Explicaremos cuáles son los casos de fraude más comunes y las formas de conseguir la impugnación del contrato por incumplimiento de una de las partes si hay pruebas suficientes.

Detectives privados en Barcelona en franquicias

La marca comercial es uno de los elementos más importantes de una empresa por los valores que asocian los clientes, que son el fruto de una trayectoria continuada en el tiempo. Por este motivo, asegurar que se cumplen los estándares exigibles es una necesidad para mantener la imagen y la competitividad en un mercado que es, por definición, exigente. El principal capital que tiene una empresa de estas características se tiene que preservar para evitar situaciones problemáticas en un futuro.

Una mala reputación es un gran problema para el crecimiento de un negocio, y ese es el principal problema al que se tiene que enfrentar una empresa de estas características que cuenta con colaboradores externos. Si el responsable de una franquicia presta un servicio deficiente a sus clientes, esto repercutirá en la imagen de la matriz porque está trabajando en su nombre. Esta es la principal razón por la que conviene identificar y cortar de raíz estos problemas, evitando que la imagen corporativa empeore.

En las franquicias hay un trato por el cual el responsable de la tienda se encarga de la gestión del negocio, beneficiándose de una marca contrastada en el mercado a cambio de aplicar la metodología que le marca la central. Si se cumple con lo establecido en el contrato, no tiene por qué haber problema y es un negocio beneficioso para las dos partes porque se ayudan mutuamente; el franquiciante gana expansión y el franquiciatario una marca.

Sin embargo, siempre hay algún listo que intenta ganar más dinero eludiendo algunas de sus obligaciones, y esto lo podemos encontrar en ambas partes; también existe el plagio en el uso no autorizado de la marca. En este artículo, explicamos los fraudes más comunes y cómo una agencia de detectives de Barcelona los puede descubrir.

Por otra parte, hay un elemento a tener en cuenta. Las acciones de defensa de los intereses se pueden realizar indistintamente para el franquiciante o para el franquicitario. Nosotros garantizamos un servicio profesional que, además, cumple con la normativa legal porque nuestros detectives están colegiados y siguen un código deontológico.

Detective franquiciante

El franquiciante está interesado en que el franquiciatario cumpla con sus obligaciones, y esto se refiere a dar un servicio profesional, comprar al proveedor oficial y vender los productos explícitamente autorizados. A veces, hay franquiciatarios que intentan aprovechar lo mejor de la imagen corporativa sin tener que comprometerse a otras cuestiones, eludiendo sus compromisos o incumpliéndolos abiertamente. Estas situaciones generan un perjuicio para la marca comercial, de manera que es importante identificarlas.

En algunos casos, también es importante comprobar que el franquiciatario está cargando el margen de beneficio que pactó en el contrato, porque es probable que cobre por encima o que haga ofertas no autorizadas. Muchas veces, la picaresca está presente y se generan situaciones negativas que hay que evitar para que no se vea perjudicada la imagen comercial. Si sucede alguna de estas situaciones, estaremos ante un clarísimo fraude que es motivo suficiente para cancelar el acuerdo y exigir responsabilidades.

Normalmente, la empresa franquiciante sabe que hay algunas malas prácticas porque le llega el rumor a través de terceros o porque hay algún indicio, como puede ser una merma de la facturación. Sin embargo, para conseguir anular el contrato y pedir la correspondiente indemnización, es necesario recopilar suficientes pruebas que demuestren la mala praxis profesional. De lo contrario, estaremos ante una palabra y esto no tendrá mayores consecuencias legales.

Un detective privado, en primer lugar, hablará con el franquiciante para saber cuál es el elemento que tiene que investigar. Posteriormente, realizará el seguimiento y, en caso de haber pruebas, las recopilará y las entregará al responsable. Por supuesto, tal y como marca la ley, contará con un registro de todas las diligencias que realice.

Detective franquiciatario

Aunque lo más habitual es que el detective sea contratado por el franquiciante, también es posible que el franquiciatario necesite los servicios de este profesional, bien para demostrar incumplimientos en el contrato o bien por competencia desleal.

El primer caso no es muy común, pero es posible que un franquiciante esté incumpliendo reiteradamente un trato. En este caso, un detective privado haría un trabajo de recopilación de pruebas referido al merchandising o elementos que estaba obligado a proveer. Es importante, sin embargo, tener en cuenta que este proceso es más largo, pero sí es cierto que, en casos muy claros, podrá reclamarse una compensación.

La competencia desleal puede ser letal para el negocio y, aunque estas acciones pueden ser reclamadas indistintamente por franquiciante y franquiciatario, es común que sea el segundo el que se dé cuenta primero. Algunos ejemplos prácticos de esta problemática se dan cuando un antiguo franquiciado sigue utilizando la imagen corporativa anterior o generando confusión en el comprador haciendo entender que ofrece el mismo servicio.

Nuestro consejo es que, si se da la primera situación, se tenga claro que hay elementos suficientes para cancelar el acuerdo o reclamar responsabilidades legales. En el segundo caso, lo mejor es comunicarse con el franquiciante para emprender de forma conjunta las acciones porque ambas partes son perjudicadas por la mala praxis de un tercero.

Conclusión

Una agencia de detectives privados en Barcelona es una opción muy interesante para defender los intereses de una marca comercial, tanto desde la perspectiva del franquiciante como de la del franquiciatario. De esta forma, se pueden evitar perjuicios futuros en un negocio que, por definición, depende de la imagen externa. Contamos con un equipo de profesionales especializados que realizan este servicio en Barcelona y Madrid. Ofrecemos un servicio integral para empresas y particulares con todas las garantías legales.

SUBIR