escrito por Cross-Word / 27 septiembre, 2018 / Categorías Actualidad

Una de las grandes incógnitas que suelen tener las personas que se plantean acudir a una agencia de detectives privados es el coste que les va a suponer su contratación. En muchas ocasiones, las personas deciden acudir a los servicios más baratos, pero esto, a veces, da lugar a resultados poco satisfactorios. 

Agencia de detectives privados en Barcelona: precios más bajos

A la hora de elegir un detective privado, hay que buscar un precio que responda a las particularidades y a la calidad del servicio que esperamos obtener.

Debemos tener en mente que los detectives en Barcelona más baratos serán aquellos que menos clientes tengan o bien los que acaban de abrir su oficina. En primera instancia, esto no tiene por qué ser un indicador de que el servicio va a ser deficiente.

No obstante, es probable que una de las razones por las que un profesional no tiene clientes es porque estos no han quedado satisfechos. Otra de las causas puede ser la falta de experiencia en el sector.

¿En qué consiste el trabajo de los detectives privados en Barcelona?

Para poder hablar de un presupuesto realista, lo principal es conocer el trabajo de los investigadores. Estos tendrán que realizar diversas funciones, entre las que se encuentran las siguientes:

Reuniones, planificación e investigación previa: este es el primer paso que se ha de realizar antes de comenzar la investigación en sí.

El trabajo previo puede suponer reuniones con el cliente y búsqueda de información en redes sociales y otras fuentes abiertas. Todo esto habrá que contrastarlo y crear, posteriormente, una planificación inicial que nos marque los pasos a seguir.

Edición de vídeos y fotos: siempre debemos tener en cuenta que los investigadores tienen horas y horas de grabaciones que ver y editar para poder ofrecer pruebas veraces a los clientes. Es necesario visionar todas las horas y elegir los fragmentos más interesantes.

Además, se requieren otro tipo de cuestiones técnicas, como, por ejemplo, ajustar la luminosidad. En el caso de las fotografías, la edición también es necesaria e imprescindible. Por tanto, esto será un trabajo que habrá que pagar.

Redacción del informe final: este documento es la clave de toda investigación detectivesca. Si el informe final no está bien redactado, el cliente no se llevará una buena impresión.

A este documento hay que dedicarle muchas horas. De lo contrario, los detectives de Barcelona no obtendrán el reconocimiento que merecen por parte de sus contratantes. 

¿Qué puede ocurrir si se contratan los servicios más económicos?

Lo más común es que una persona compare entre diferentes agencias de detectives privados. En ocasiones, las diferencias en los presupuestos pueden suponer miles de euros.

Sin embargo, las diferencias radican, en la mayoría de las ocasiones, en que los trabajos más caros contemplan una mayor cartera de servicios y vienen avalados por profesionales con experiencia y rigor contrastados.

En muchas ocasiones, quienes se decantan por las agencias más baratas se ven sorprendidos al acabar el servicio, por diferentes situaciones.

Gastos y tarifas ocultos

Hay muchos investigadores que tratan de engatusar a quienes acuden a sus oficinas ofreciéndoles presupuestos muy bajos. Ellos se escudan en que son presupuestos estimados. Y esta es la baza que utilizan para, posteriormente, inflar el precio final.

Normalmente, lo que hacen es imputar más jornadas de las que realmente han realizado, sin que el cliente lo sepa y, por tanto, sin que lo pueda rebatir.

De esta forma, en la factura final presentan gastos por desplazamientos, horas empleadas en edición de vídeo y horas de trabajo nocturnas, entre otros.

Todos estos gastos pueden llegar a duplicar el coste total de la investigación. Eso es algo que el contratante no se espera y que, en muchos casos, puede no asumir.

Detectives sin licencia

Aunque ha habido grandes avances en la formación y cualificación certificada de los detectives, siguen existiendo los aficionados, sin titulación y sin pruebas de su experiencia y conocimientos.

Esto da lugar a que, si redactan un informe, este no sea válido. Además, esto puede acarrear al contratante problemas legales serios.

Un informe inútil

Por último, otra de las consecuencias que se pueden derivar de optar por contratar los servicios más baratos es que el informe final no sirva para nada, que no esté bien fundamentado, que las explicaciones se basen en deducciones y creencias, y que falten pruebas.

Todo ello invalidará este informe en caso de que haya un juicio, pero además, no ayudará al cliente a salir de dudas sobre qué está pasando.

Pide presupuesto y valora

No obstante, si algo podemos decir con certeza es que la clave para encontrar el mejor servicio reside en pedir varios presupuestos. La agencia de detectives que no quiera engañarte presentará una horquilla de tarifas. Es decir, preguntará al interesado cuál es su problema y qué es lo que quiere conseguir.

Una vez que tenga esta información, presentará un precio mínimo y otro máximo para que, en todo momento, el interesado tenga una idea clara de lo que le costaría todo el proceso.

Además, a lo largo de la investigación se informará al cliente de los pasos que se están dando y los avances. Si por cualquier circunstancia, el precio final se aumentase, se informaría previamente al cliente para que lo tuviera en cuenta.

Por otro lado, tampoco hay que fiarse de lo que conocidos o amigos puedan hablar sobre lo que les costaron estos servicios a ellos. Cada caso es un mundo y tiene sus propias necesidades. Por tanto, a cada persona le costará una cantidad diferente.

Buscar la profesionalidad ante todo

Por último, debemos hacer hincapié en que hay que buscar la profesionalidad ante todo.

De nada servirá contratar un servicio muy barato que después no nos deje nada en claro. Una vez que un detective profesional interviene en el caso, todas nuestras dudas deben quedar solucionadas. 

Así pues, lo ideal es que cuando se busque una agencia de detectives privados se piense más en la calidad del servicio que en el coste del mismo. Hay que encontrar la mejor relación calidad precio y prestar atención a la experiencia en el sector y los casos satisfactorios. 

SUBIR