escrito por Cross-Word / 19 octubre, 2018 / Categorías Actualidad

Una de las dudas más comunes que se nos presentan quienes acuden a una agencia de detectives privados es sobre la legalidad de las cámaras ocultas o las cámaras de videovigilancia. Existen algunas normativas que regulan su uso, sobre todo cuando estas son colocadas en comercios y empresas. Por ello, vamos a hablar de la misma desde el punto de vista que nos atañe a los detectives privados en Barcelona. 

¿Es legal utilizar cámaras ocultas?

Lo primero que debemos tener claro es que sí, que una cámara oculta es legal al cien por cien siempre que se sigan las normas que regulan su utilización. En caso de ser instaladas en una vivienda, como detectives de Barcelona debemos contar con el consentimiento de alguno de los propietarios del inmueble. 

Es decir, no podemos instalar una cámara oculta en una casa que no es nuestra sin consentimiento de un propietario o sin tener una orden judicial. Aunque pueda parecer que esto compromete en gran medida la utilidad de este recurso, nada más lejos de la realidad.

Si por ejemplo los padres quieren saber qué hacen sus hijos en su casa, no habría problema. O si en un matrimonio alguna de las dos partes quiere colocar una cámara oculta para vigilar a su pareja por sospechas de infidelidades, esto también será posible. Otra de las posibilidades es la de ayudar a los detectives de falsificaciones en la identificación de los estafadores.

En el caso de las empresas, la normativa es algo diferente. Debido a que estas imágenes atañen a los empleados, la normativa está recogida en el artículo 20 de los Estatutos de los Trabajadores. Según este, la instalación de las cámaras ha de respetar la dignidad y la intimidad del empleado. 

De esta manera, las cámaras no pueden colocarse en servicios, vestuarios o aseos ya que esto podría vulnerar la intimidad de los empleados. Además, para que los detectives de Barcelona puedan revisar las imágenes, los dueños del establecimiento han de hacerles un permiso específico.

¿Se necesita el consentimiento de los empleados?

Bajo ningún concepto un empresario necesita el consentimiento de sus empleados para colocar cámaras pero sí que se debe avisar de la existencia de las mismas o de la instalación de las mismas. Al menos así era antes, pero algunas sentencias han cambiado esto.

El Tribunal Constitucional emitió una sentencia el 3 de marzo de 2016 que cambió esta norma. Según la misma, no se considera que el empresario deba dar explicaciones a sus trabajadores en cuanto a la instalación de las cámaras. No obstante, hay ciertos parámetros que deben cumplirse como por ejemplo la protección de la intimidad.

Pero además, la colocación de las cámaras debe tener una finalidad definida como por ejemplo demostrar casos de robo o que no se está cumpliendo el contrato de trabajo.

En cualquier caso, el derecho de información prevalece y lo más adecuado es que se avise a los empleados aunque sea con un mero cartel en el establecimiento.

El tratamiento de las imágenes

Otro de los factores importantes a tener en cuenta es que las imágenes recopiladas deben regirse por la Ley de Protección de Datos. De esta manera, el empresario tendrá que almacenar dichas imágenes con unas condiciones adecuadas de seguridad y además el almacenamiento tendrá que ser temporal, no ilimitado.

Por último, el empresario deberá estar inscrito en la Agencia Española de Protección de Datos en la categoría de grabación de imágenes para la seguridad.

En cualquier caso, lo mejor es acudir a una agencia de detectives privados en Barcelona que pueda informar acerca de la legalidad de aquello que se desee hacer. A fin de cuentas, una agencia de detectives privados se enfrenta a casos como este cada día.

SUBIR