05Dec

Un informe de 400 páginas de la agencia de detectives Cross Word ‘acabó’ con Díaz Ferrán

Un voluminoso informe de más de 400 páginas descubre al milimetro las desgracias de Gerardo Díaz Ferrán. El dossier, realizado por Crossword, una agencia de detectives de Barcelona, llegó a los juzgados hace dos años como soporte documental de la primera causa judicial contra el expresidente de CEOE, en el que se detalla con todo lujo de detalles la trama empresarial que el patrono de patronos había tejido a su alrededor, los bancos con los que trabajaba y las propiedades que tenía repartidas por toda España, desde Madrid hasta Mallorca, pasando por Marbella, Cataluña, Canarias o la Comunidad Valenciana. Antonio Hernández, director general de la agencia, contactado ayer por El Confidencial, declinó realizar ningún comentario al respecto.

Sin embargo, a partir de los datos aportados en 2010, cuando varios proveedores de Marsans solicitaron la causa de insolvencia, el magistrado procedió a realizar una investigación más exhaustiva, incorporando las cuentas en paraísos fiscales que tenía Díaz Ferrán. El informe ya alertaba de la preocupante salida de dinero de Viajes Marsans. También establecía una cronología de las operaciones de Gerardo Díaz Ferrán y su socio, Gonzalo Pascual, desde el cese de actividad de Air Cometel 21 de diciembre de 2009.

Los investigadores descubrieron una cantidad ingente de casas, apartamentos, locales, terrenos rústicos y complejos hoteleros propiedad de Díaz Ferrán. Incluso llegaron a fotografiar su barco, el Leuqar (nombre de su esposa leído al revés). El yate estaba atracado en el Puerto de Alicante, donde el empresario también había comprado un amarre de 30 metros en el año 2002. Díaz Ferrán manejaba cuentas, ya fuese personalmente o a través de empresas que él controlaba, en 32 entidades bancarias, entre ellas HSBC, Calyon, HSH Nordbank, Abbey National Bank SAE o JP Morgan.

“Al parecer, los bancos que negociaban con Gerardo Díaz Ferrán la refinanciación de una deuda de 120 millones de euros recibieron un informe de due dilligence(radiografía de la sociedad) en diciembre de 2009 según el cual 238 millones de euros salieron de Viajes Marsans para otros negocios sin especificar. Posteriormente, responsables del grupo turístico Viajes Marsans justificaron los 238 millones de euros salidos de la caja de la empresa para otros negocios ajenos al grupo, principalmente dirigidos a Teinver, una sociedad patrimonial de Gerardo Díaz Ferrán y Gonzalo Pascual Arias”, detalla el texto.

Los dos socios deciden vender “concesiones concretas del grupo de transportes Trapsa” en febrero de 2010 a Avanza, propiedad del fondo británico de capital riesgo Doughy Hanson. “La primera sociedad que se vende es Transporte de Cercanías”, añade el informe. Y la segunda, Autobuses Urbanos del Sur (Busurba). “Por la venta de estas dos sociedades y sus activos, Avanza desembolsa unos 70 millones de euros, importe que ambos empresarios destinan prácticamente en su totalidad a la banca, sobre todo a Banesto, que tenía las acciones pignoradas”.

El informe señala también que Viajes Marsans dejó de pagar el alquiler de su sede en noviembre de 2009 y el fondo inmobiliario alemán Union Investment presentó, por ello, una demanda reclamando unos 4 millones de euros. ”El fondo inmobiliario adquirió el edificio en diciembre de 2008 a través de una operación de sale & lease back que permitió a Viajes Marsans embolsarse 115 millones de euros por la venta y permanecer como arrendatario durante un periodo inicial de 8 años. El edificio, situado en el madrileño parque empresarial de Campo de las Naciones, cuenta con una superficie de más de 21.000 metros cuadrados que, según las consultoras inmobiliarias, podría comportar un alquiler superior a 600.000 euros mensuales”.

El hombre del "trabajo sucio"

El 25 de mayo del 2010, un juez admitió a trámite las demandas de la naviera Grimaldi y de la cadena hotelera canaria Arrecife. Fue el inicio del fin. Pero, para Díaz Ferrán supuso el pistoletazo de salida de una carrera que comenzó inmediatamente con la venta de Marsans a Teinver y a Posibilitum Business, “propiedad del empresario Ángel de Cabo Sanz (detenido en la operación policial), por 600 millones de euros, incluyendo los pasivos del grupo, que superan los 300 millones de euros”. La operación de venta se realiza el 9 de junio. Posibilitum Business se queda, así, con el control de más de 50 empresas con una cifra de negocio de unos 3.000 millones de euros. Sin embargo, muchas de ellas están prácticamente en quiebra: Viajes Crisol, Rural Tours y Viajes Marsans deben 160 millones; Seguros Mercurio ya está intervenida por el Gobierno y con riesgo de insolvencia; Air Comet tiene una deuda de 310 millones...

El informe dedica un apartado al comprador, bajo el sugerente título “¿Quién es Ángel de Cabo?”. De ser un subcontratista valenciano de obras, a mediados de los 90 dio un giro a sus negocios y pasó a convertirse en un empresario que compraba activos con problemas. En septiembre de 2009 apareció como administrador único de la constructora leonesa Teconsa, “vinculada a la trama Gürtel, concretamente en el episodio relacionado con la preparación de la visita de Su Santidad el Papa a Valencia. Tras aparecer el caso, Teconsa fue adquirida por NFD (propiedad también de De Cabo), estando en suspensión de pagos y actualmente en pleno concurso de acreedores”.

De Ángel de Cabo dice el informe que “su imagen no se corresponde con la de una persona capaz de sanear una empresa en dificultades, sino más bien la de alguien dispuesto a realizar el trabajo sucio. Afronta una querella por supuesto delito de estafa y apropiación indebida, presentada por la empresa Comin 2000 en el juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de Carlet, en Valencia”.

También dedican un pequeño capítulo a Seguros Mercurio. Los investigadores destacan que, a principios de 2009, Díaz Ferrán “llega a encargar la venta” de esta sociedad a Banesto, “intentando subsanar la situación (se refiere a las cuantiosas pérdidas de 14 millones de euros en 2008, que suponen la quiebra técnica de la compañía) y evitar la intervención, y de este modo ganar tiempo para su venta. El mismo Díaz Ferrán comenta que a fecha 30 de diciembre de 2009 se pusieron garantías a disposición de la Dirección General de Seguros por valor de 18 millones de euros”, explica el informe.

Seguros Mercurio tuvo que cubrir 9 millones y aportar como garantía un hotel y un edificio para alcanzar la cantidad que pedía la Administración. El edificio que se había puesto en prenda era la antigua sede de Air Comet en Bahía de Pollensa (Madrid) y que había sido cedida por la aerolínea. “Sin embargo, en una rueda de prensa con fecha 23 de diciembre, Díaz Ferrán rindió cuentas sobre Air Comet, detallando que dicho inmueble era uno de los activos de la aerolínea”, subraya el informe, destapando las incongruencias del presidente de la patronal.

Los pagos al PP

El informe de Crossword refleja también la relación entre Seguros Mercurio y la Fundación para el Desarrollo Social y Económico de la Comunidad de Madrid (Fundescam), que depende del Partido Popular. “El señor Díaz Ferrán donó 192.200 euros en 2003, que se entregaron en tres transferencias. Las tres donaciones realizadas en 2003 y canalizadas a través de Seguros Mercurio quedaron anotadas en varios certificados de donación a Fundescam y llevan fecha de entrega posterior a la que señala la contabilidad interna de la Fundación. De este modo, las dos primeras donaciones de Díaz Ferrán, una por valor de 72.000 euros y otra de 48.000 euros, aparecen anotadas en las cuentas de Fundescam el 19 y 20 de mayo, a pocos días de las elecciones autonómicas de Madrid. Estas dos donaciones fueron certificadas unos meses después, con fecha 10 y 11 de agosto de 2003, por medio de un contrato por escrito firmado personalmente por Díaz Ferrán y por el tesorero del PP de Madrid, Beltrán Gutiérrez (...) Los otros 72.000 euros se donaron a Fundescam el 25 de octubre de ese mismo año, sólo un día antes de la segunda votación, tras los problemas que surgieron durante el proceso electoral en la Comunidad de Madrid”.

Durante al año 2004, explica también el informe, el empresario volvió a cotizar a las arcas populares con 54.000 euros. “En esta ocasión, no utilizó como vehículo a Seguros Mercurio, sino que entre los días 3 y 4 de marzo utilizó tres sociedades distintas para realizar las transferencias. El 3 de marzo, Hotetur Club dona 12.000 euros; el 4 de marzo, Transportes de Cercanías entrega 30.000 euros, y Expacontra otros 12.000. Estas donaciones fueron otorgadas en vísperas de otras elecciones: las primeras generales a las que se presentó Mariano Rajoy”. También subraya el informe que cuando realizó estos donativos, “el entonces presidente de la patronal madrileña ya había recibido contratos públicos, como el obtenido por Trapsa -que posee Transportes de Cercanías, uno de los donantes-, en unión con otra empresa, en febrero de 2001, para gestionar el servicio de autobuses turísticos de Madrid”.

El extenso informe también realiza un repaso a la actuación del empresario tanto en el caso de Aerolíneas Argentinas como la negociación con el Grupo SOS. Díaz y Gonzalo Pascual se embolsaron 94,5 millones de euros por la venta de Pullmantur a Royal Caribbean e invirtieron el dinero en el Grupo SOS, pero ahí perdieron unos 65 millones de euros. ”En noviembre del año pasado [o sea, del 2009], vendieron algo más del 1% de SOS (1,5 millones de acciones) mediante una venta en bloques en la bolsa a través de un bróker no identificado y lograron 19,35 millones de euros de ingresos”. Pero en SOS ya les quedaba sólo el 3,581% del capital, valorado en “apenas 9 millones de euros”. Era el inicio de la crónica de un desplome anunciado.

Volver

Contacto

Rellene el siguiente formulario